Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

¡Felicidades! Si has llegado hasta este punto es porque ya conoces cuales son tus valores (Logros) frente al mercado (Objetivo Profesional).

Ahora llega el momento de hacer que el envoltorio (CV) sea perfecto.

Objetivos:

Qué ventajas obtendrás:

  • Tu C.V reflejará tu activo profesional más “vendible”
  • Tu C.V tendrá un estilo propio.
  • Tu C.V creará un impacto visual atractivo
  • Tu C.V será claro y fácil de leer y bien organizado.
  • Tu C.V Facilitará un resumen claro de tu perfil personal y profesional
  • Tu C.V Reflejará tu nivel profesional
  • Tu C.V resumirá lo que estás ofreciendo
  • Tu C.V no tendrá frases o partes superfluas

Cómo elaborar mi CV

El curriculum es una de tus herramientas fundamentales de marketing. En la búsqueda activa, debe usarse con discreción y sólo cuando sea solicitado expresamente. Su propósito principal en la búsqueda pasiva es despertar el interés y generar entrevistas.

Por consiguiente, tiene que ser eficaz en cuanto a tus objetivos y, tanto su presentación como su difusión, deben ser las adecuadas. El curriculum es como un buen anuncio, una especie de invitación que incite al lector a conocer más de ti mediante un contacto personal. Por lo tanto, más que contarlo todo detalladamente acerca de ti, hay que exponer lo que es más interesante y relevante para las necesidades del lector.

En un primer momento, es probable que te preocupes más por cuestiones relacionadas con la elaboración del curriculum, por su fondo y su forma:

  • ¿Qué información vas a incluir en él?
  • ¿Qué estilo vas a utilizar para redactarlo?

Sin embargo, antes de empezar a redactar, reflexiona también sobre los siguientes puntos:

  • ¿Cuál consideras que es el objetivo de tu CV?
  • ¿A quién va dirigido?
  • ¿Cuándo tienes que mandarlo?
  • Examinaremos más a fondo todas estas preguntas.

Los objetivos del currículum

Como hemos dicho antes, un CV debe generar un contacto, una entrevista. Pero si puedes conseguir una cita sin enviarlo, es todavía mejor.

Es muy tentador refugiarse detrás de un curriculum antes que tomar la iniciativa de pedir una cita. También es difícil resistir a la presión de las personas con las que contactes, que tienden, casi como un reflejo, a pedirlo por adelantado.

Sin embargo, si tu interlocutor realmente se interesa por tu proyecto, siempre puedes llevarle un ejemplar el día del encuentro o enviárselo un día más tarde.

Recuerda, el propósito de tu CV es llevarte a la entrevista pero, siempre que puedas, entrégalo cuando tenga un valor “real” para tu interlocutor.

A quién va dirigido

Los profesionales : consultores, headhunters, responsables de los departamentos de personal.

  • Manejan grandes cantidades de curriculum y tienen poco tiempo.
  • Están muy ocupados y seleccionan por eliminación.
  • Buscan claridad, brevedad, formato atractivo y ausencia de datos inútiles.
  • No conocen necesariamente tu jerga profesional.
  • Escrutan el historial cronológico y los posibles “incidentes”.
  • Tienen que determinar con rapidez lo que sabes y lo que puede hacer para la empresa.
  • Les gusta y se sienten asegurados con la profesionalidad.

Los no profesionales : la mayoría de los ejecutivos o personas con poder de decisión en las empresas.

  • Juzgan muy “por encima” un CV.
  • Son muy sensibles a la primera impresión.
  • Suelen dejarse influenciar por factores subjetivos.
  • Se interesan si ven alguna experiencia o aptitud que se adapte a su visión del candidato ideal.
  • Corren el riesgo de perder el hilo de su recorrido profesional.
  • Puede que no sepan hacer buen uso de su CV.

Ten en cuenta estos elementos tanto a la hora de redactar tu CV como al defenderlo en una entrevista. Siempre que puedas, confirma de antemano quién va a recibir tu curriculum o con quién vas a entrevistarte.

Cuándo hay que dar o enviar un currículum

No olvides que la eficacia de tu campaña de búsqueda no será proporcional al número de curriculum que envíes. Hay otras formas de estimular el interés por ti, como cartas atractivas y contactos personales.

Es probable que durante tu campaña hagas uso de los cuatro métodos principales de búsqueda de trabajo: los anuncios en prensa, los intermediarios, el contacto directo con las empresas y tu propia red de contactos. El uso que darás a tu CV variará según el contexto.

Entrégalo en mano (o envíelo un día después por correo) cuando tengas una cita con uno de tus contactos. Evita, en la medida posible, proporcionarlo por adelantado ya que puede truncar la posibilidad de tener una entrevista personal.

Si emprendes una campaña de contacto directo con empresas que se ajustan a tu objetivo profesional, no debes utilizar tu CV en la primera aproximación.

Envíalo como respuesta a anuncios. Si lo envías como candidato a los headhunters, adjúntales una carta breve de acompañamiento.

El fondo – qué información incluir en el CV

Dos reglas de oro te deben guiar a la hora de redactar tu CV. La primera se relaciona con el fondo o cómo decidir qué vas a incluir en tu CV:

Recuerda, para despertar el interés en que te conozcan, tu CV tiene que ser claro y comprensible. Este documento ha de ayudar a que los demás entiendan bien tu perfil y cómo te diferencias de otros candidatos que puedan optar por el mismo puesto.

Está claro que no vas a contarlo todo por lo que hablarás únicamente de lo que interesa al lector a quien va dirigido y procurarás incluir información que te ayude a posicionarte frente a la competencia que puedas tener para un puesto de trabajo.

Para este propósito, es evidente que la mayoría del texto en tu CV comunicará tu historial profesional, tus logros (redactados de manera concisa y concreta) y una síntesis de tus competencias.

Una de las formas posibles es la de incorporar al principio de tu CV un resumen de tus puntos fuertes, competencias, habilidades y cualificaciones. Es decir, tu slogan publicitario.

Ten presente siempre el poder evocativo de la lengua. Tu elección de palabras ayudará a crear una imagen. Procura utilizar verbos de acción y hablar de resultados que reflejen sus actuaciones.

Si dudas entre incluir o no determinada información, pregúntate si apoya y refuerza tu candidatura, aumentando tus posibilidades de conseguir una entrevista. Repasa las ideas prácticas que se encuentran a continuación:

  • Datos Personales. Si piensas que tu edad o estado civil es un factor negativo, busca una estrategia para limar su impacto. Asegúrate de que el número de teléfono que proporcionas conduce a un contacto.
  • Foto, remuneración, referencias. En principio, no.
  • Experiencia Profesional. Es, sin duda, la parte más importante de tu CV. Dedícale el tiempo que se merece. No utilices abreviaturas ni tecnicismos al describir el perfil de tus puestos. Desarrolla más la descripción de tu último puesto. Dedica menos espacio a los puestos que se alejan en el tiempo. No dejes lagunas entre las fechas de las diferentes etapas de tu carrera. Mide esta última en años y no en meses. En general, omite los puestos de duración inferior a un año (a no ser que tengas menos de 30 años). Añade una pequeña descripción de las sociedades en las que has trabajado (tamaño, tipo de actividad, etc.).
  • Formación. No utilices cursillos y seminarios de corta duración para inflar tu CV. No se trata de “rellenar” el CV, sino de incluir información relevante. Si eres pobre en formación, podemos sugerirte que suprimas este apartado (tendrás que estar preparado para responder a la pregunta del entrevistador). En el apartado de idiomas, especifiqua tu nivel en términos realistas que verdaderamente reflejen tus competencias. Puedes indicar actividades que desarrollas habitualmente (traducir documentos, asistir a reuniones internacionales, comunicaciones telefónicas diarias, etc.).
  • Actividades extra-profesionales. Siempre y cuando refuercen tu imagen de cara a tus objetivos. Pueden ayudar a tu interlocutor a enmarcar tu personalidad. Evita hablar de actividades ocasionales y banales (lectura, bricolage, jardinería).

La forma: cómo presentar el CV y con qué estilo

La segunda regla de oro que te debe guiar a la hora de redactar tu CV tiene que ver con su forma o su presentación:

Utilices el estilo que utilices, la forma elegida ha de resultar fácil y rápida de leer.

Una vez que hayas seleccionado los mensajes (el fondo) que quieras transmitir, habrá que darles forma, redactarlos, presentarlos de manera coherente con tu perfil, objetivos y motivaciones, tus funciones futuras y tu mercado.

El “look” tiene que resultar atractivo, como un buen documento o primera página de un periódico, pero cuidado con el exceso de originalidad.

¿Puedo tener varios CV? En general, la respuesta sería negativa. Como en los comunicados de marketing, una vez identificado el mercado y los clientes, se pasa un solo mensaje.

¿Cuántas páginas? No más de dos (muy excepcionalmente, tres).

A continuación se presentan los dos estilos más corrientes para el CV.

Tipos de Curriculum – El CV Cronológico. Para la mayoría de las personas es el estilo elegido. Normalmente, se trata de una presentación inversa a la experiencia profesional, aunque en algunos casos se opta por una presentación progresiva.

Este estilo probablemente te servirá si:

  • Tu experiencia demuestra una trayectoria continuada dentro de un campo.
  • No quieres cambiar de tipo de trabajo.
  • No ha habido muchos cambios de puesto.
  • No ha habido intervalos en los que no has trabajado.
  • El renombre de las empresas donde has trabajado es importante.

Esquema del CV Cronológico

  1. Datos Personales
  2. Resumen de tu historial
  3. Desarrollar una breve síntesis de los elementos que te diferencian. Se trata de destacar habilidades, cualidades, aptitudes, conocimientos y experiencias especiales.
  4. Experiencia Profesional:Fechas del trabajo, ,Nombre y datos de la empresa, Cargo, Resumen de responsabilidades, Logros: resultados, actuaciones
  5. Formación: Título obtenido, Centro, Fecha
  6. Idiomas: Explica tu nivel
  7. Datos y/o actividades personales (opcional)

Tipos de Curriculum – El CV Funcional. Este estilo de CV destaca principalmente los tipos de trabajo que has realizado, tus conocimientos y tus aptitudes. Se presenta de acuerdo con las áreas de competencia y se acompaña con una lista de realizaciones. Pero también tendrá que contener un resumen de tu historial.

Te puede interesar utilizar este tipo de CV si:

  • Tu promoción laboral no ha sido progresiva o constante. Podrás quitarle importancia mencionando primero tus habilidades.
  • Quieres cambiar de rumbo profesional. Será importante resaltar tus aptitudes y conocimientos más que los aspectos cronológicos de tu historial.

El CV funcional puede no gustar a algunos en cuanto que choca con lo que están acostumbrados a ver. Debes estar preparado para justificarlo.

Esquema del CV Funcional

  1. Datos Personales
  2. Resumen profesional: Indicar las principales áreas de tu experiencia y desarrollar una breve síntesis de los elementos que te diferencian. Se trata de destacar habilidades, cualidades, aptitudes, conocimientos y experiencias especiales.
  3. Principales áreas de experiencia: Ejemplo: Contabilidad, Ejemplos de logros y resultados: Gestión de personal, Ejemplo de logros y resultados
  4. Resumen cronológico de tu experiencia, Nombre y datos de la empresa, Cargo, Fechas
  5. Formación: Título obtenido, Centro, Fecha
  6. Idiomas: Explica tu nivel
  7. Datos y/o actividades personales (opcional)

Otros tipos de curriculum. Existen otros modelos para casos especiales.

Por ejemplo, para el mundo académico, se destacarán formación y publicaciones realizadas. En campos como la publicidad o relaciones públicas, el CV podrá ser en estilo narrativo o demostrar ciertas habilidades creativas en cuanto a la redacción y presentación.

El secreto: saber adaptar las herramientas de marketing a los objetivos fijados.

Evite estos errores en la elaboración de su CV

  • No envíes un CV escrito a mano. Es un documento comercial y ha de poder ser leído rápidamente.
  • No utilices papel con encabezamiento.
  • No utilices formatos “fantasiosos”. Tu experiencia ha de ser suficiente para llamar la atención.
  • No menciones ni tu salario actual ni tus pretensiones.
  • No incluyas otros documentos como diplomas, cartas de referencias, etc.

Conclusiones

El CV es un documento sumamente personal, tu tarjeta de visita. Resiste la tentación de exagerar tus cualidades ya que la imagen que das en la entrevista debe ser coherente con la que proyectas en tu curriculum.

Es probable y normal que pidas consejo a diferentes personas sobre tu CV. La tipología de lectores es muy variada y tu CV no va a gustar a todo el mundo. Pronto te darás cuenta de que cada uno tiene su idea acerca del tema y recibirás opiniones contradictorias.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Deja un comentario